Hoy el Papa Francisco, o como a mi me gusta llamarle tal cuál, Jorge Bergoglio, dio una reflexión interesante sobre nuestro mundo, y ya todos sabemos de qué se trata; “Queremos estar bien en un mundo enfermo” dijo, y que razón tiene, desde los años 80′ cuando comenzó todo el tema de las fiestas, el libertinaje, las drogas de moda, el “paz y amor” con un porro en la boca, los 90′ es un proceso de música nueva, interesante para la época, y la añoranza de los años 80′, el año 2.000 por fin llega, y las expectativas eran muchas, la tecnología abre paso por el mundo, y comenzamos a encerrarnos en ella, los 2.000, no son más que la resaca de los años 80′ y 90′ dijo alguna vez algún “escritor” y de pronto entra el año 2010, nuestros hijos, sobrinos, nietos, primos, hermanos, padres y abuelos, todos, con la cabeza gacha y no de perdón sino en el celular, inevitable no estar en la tecnología, las redes sociales, con facebook, que por cierto hoy, no es más que publicar memes, política estúpida de muchos estúpidos que se creen políticos, y los chismes de barrios, por lo tanto la gente joven optó por emigrar a instagram, allí, las fotos sexys, noticias de farándula, y ahora, vídeos un poco largo de algunos 5 minutos que nos hacen perder el tiempo y que no dicen nada, cada día en las redes comenzamos a aislarnos, perdimos las reuniones sociales, perdimos el significado de una cerveza, perdimos, perdimos, perdimos, y así, los ricos, cada vez más rico, los pobres cada vez más pobres y los de clase media, siendo amenazados por la clase pobre que no saben más que hablar de brujería, venganza, odio, y demás, resentidos sociales, y miedo a quedar pobre de por vida, matándose unos con otros, los ricos no dejan que nadie más lo sea, los clase media, peleando con los ricos para poder llegar hasta allí, y los pobre halando las patas al de clase media por envidia, y nos matamos, nos jodemos, nos morimos, y un día, Dios se enfurece y Pandemía, cuarentena, encierro, perdida de la libertad de transito, y esto sucede en menos de un mes en el 2020, cuando creímos que sería el año de la super tecnología, y mentira, nos mintieron y nos mentimos a nosotros mismos, hoy, la gente muere, y no hay ni rico que pueda salvarse porque con todo el dinero, no podrá comprar un ventilador mecánico para salvar sus pulmones, hoy los clase media pierden todo por el paro, por el encierro y sin querer vuelven a ser vulnerables a la pobreza, y los pobres, Dios se apiade de ellos, de nosotros, todos, porque hoy ya no importa quién eres.
 
Isaías 5:8
¡Ay, los que juntáis casa con casa, y campo a campo anexionáis, hasta ocupar todo el sitio y quedaros solos en medio del país!
Gran ejemplo de quienes son ricos; están solo, sin nada, sin nadie. Y hoy somos iguales. 
 
Jorge Bergoglio nos invita a rezar el padre nuestro, a orar si no crees, a pedir al universo, a quién te de la gana de pedir, pero pedí, con fe, y sí, puede que salgamos de esta, pero nunca vivos, nunca como antes, nunca lo que fuimos, nunca en pasado, debemos renacer, en solidaridad, pensar en los pobres, en los ricos, en los de clase media, pensar que la revista forbes es una simpleza delante de la enfermera en España, en Italia, en Estados Unidos, que los médicos, valen tanto y son tan humanos, que su sueldo más preciado son los aplausos que salen de los balcones, porque su saldo monetario, no le alcanza, entendamos que Messi con sus millones no salva al mundo, no salva a los pobres, no hace nada más que jugar, mientras que grandes personajes desconocidos que hoy se juegan la vida, están jodidos, el mundo necesita una limpieza, los animales necesitan tener confianza en nosotros nuevamente, debemos aprender a querer, a reunirnos y dejar la envidia, el ego, la prepotencia. 
 
En todo caso, quiero terminar con algo simple, ámense como pidió Dios, ámense sin ofensa, ámense sin obligaciones, no jodan más a los demás, vivan sus vidas, ocúpense por sus vidas, por los suyos, por los amigos si tienen de verdad. 
El Urbi et orbi, nos limpia, nos sana, nos hace nuevo. 
 
Dios los bendiga. 
Aunque no crean en ello. 
0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito esta vacíoVolver a la tienda